Buscar en mallinista.blogspot.com

jueves, 31 de enero de 2008

Hoy es el día de Don Bosco: nuestra familia salesiana está de fiesta

Hoy, 31 de enero, se cumplen 120 años
de la muerte de Nuestro Padre, Don Bosco.

Ya son 120 años de la entrada de nuestro Padre al Paraíso, en donde nos espera a todos sus hijos. Don Bosco fue un gran ejemplo de amor a Dios y de un fuerte compromiso social: no se mantuvo indiferente a la dura realidad que golpeaba a muchos jóvenes de su tiempo. Nos has dejado un legado riquísimo con su fecunda labor pastoral y social, nos ha marcado un camino de santidad en el servicio y la entrega por y para los jóvenes.

En San Juan, la familia salesiana nos congregaremos hoy a las 21 hs. en la Misa que será presidida por nuestro Padre Director, Juan Antolín Briones.

Oración a Don Bosco


Oh Padre y Maestro de la juventud,
San Juan Bosco,
que tanto trabajaste por la salvación de las almas,
sé nuestra guía en buscar
el bien de la nuestra
y la salvación del prójimo,
ayúdanos a vencer las pasiones
y el respeto humano,
enséñanos a amar a Jesús Sacramentado,
a María Santísima Auxiliadora
y al Papa,
y obtenenos de Dios una santa muerte,
para que podamos un día
hallarnos juntos en el Cielo.

Amén.

Nos dice Nuestro Rector Mayor: “Jóvenes: Tengan la valentía de caminar contracorriente”

Hoy 31 de enero, la Iglesia recuerda a San Juan Bosco, el santo turinés fundador de los Salesianos y Salesianas e iniciador del movimiento que hoy forma la Familia Salesiana, dedicada a la promoción, educación y evangelización de los jóvenes en 130 países.

Con tal motivo, don Pascual Chávez, Rector Mayor de los Salesianos, ha dirigido un mensaje a los jóvenes del movimiento juvenil salesiano en el que les propone “tomar conciencia de su vida y llegar a ser plenamente personas, para realizar el proyecto que Dios tiene sobre ustedes”.

Consciente de las dificultades en que se desenvuelve la vida de los jóvenes, el IX sucesor de Don Bosco explica que “las voces que les llegan de todas partes les proponen modelos de vida orientados hacia la libertad sin reglas, a la arrogancia, a la prepotencia y al éxito a cualquier precio. Tengan la valentía de caminar contracorriente”.

Para ello, el Rector Mayor de los Salesianos invita a los jóvenes a resistir “a la tentación de la superficialidad y del individualismo; no os dejéis engañar por un futuro vacío de promesas. La primavera de vuestra vida no puede permanecer congelada en el invierno del alma”.

En este sentido, don Pascual Chávez propone el sistema educativo de Don Bosco, basado en la “razón, religión y cariño”, como decía el Santo de los jóvenes. Y señala, también, un campo privilegiado para el compromiso de los jóvenes, “la educación y la defensa de los derechos humanos, en particular, a la defensa de los derechos del menor”.

Las palabras del Rector Mayor dirigidas a los jóvenes, pondrán el punto final a las numerosas actividades que, a lo largo de estos días, se están celebrando en los centros educativos salesianos de toda España. Concursos culturales, competiciones deportivas, juegos, excursiones, conferencias y celebraciones religiosas se están desarrollando para dar a conocer la figura de San Juan Bosco y la propuesta de vida basada en el Evangelio que el Santo en su tiempo, y hoy la Familia Salesiana, hacen a los jóvenes que se educan en estos centros.

miércoles, 30 de enero de 2008

Don Bosco: un Santo que enamora

La Vida del Gran San Juan Bosco es muy rica en anécdotas que dejan una profunda enseñanza de alguien que entregó hasta su último aliento por los jóvenes por amor a Dios. Si quisiéramos publicar sus Memorias, se nos haría muy extenso para publicar en este blog; de todas maneras, recomendamos su lectura. Acá les dejamos una brevísima biografía...
--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Juanito Bosco nació el 16 de agosto de 1815, en un pequeño caserío de Castelnuovo D'Asti, en el Piamonte, llamado popularmente "I Becchi".

Siendo todavía niño, la muerte de su padre le hizo experimentar el dolor de tantos pobres huerfanitos de los que se hará padre cariñoso. Pero encontró en su madre Margarita un ejemplo de vida cristiana que incidió profundamente en su ánimo.

A los nueve años tuvo un sueño profético: le pareció estar en medio de una multitud de muchachos entregados a sus juegos, pero algunos de ellos blasfemaban. Rápidamente Juanito se arrojó sobre los que blasfemaban, con sus puños y a patadas para hacerlos callar; pero he aquí que se presenta un Personaje que le dice: "No con golpes, sino con la mansedumbre y con la caridad deberás ganarte a estos tus amigos.. Yo te daré la Maestra bajo cuya disciplina llegarás a ser sabio; y sin la cual, toda sabiduría se convierte en necedad". El Personaje era Jesús y la Maestra María Santísima, a cuya guía se abandonó toda la vida y la honró con el título de "Auxiliadora de los cristianos".

Así fue como Juan quiso aprender a ser saltimbanqui, prestidigitador, cantor, titiritero, para poder atraerse a los compañeros y mantenerlos alejados del pecado. "Si están conmigo, decía a su mamá, no hablan mal".

Queriendo ser sacerdote para dedicarse enteramente a la salvación de los niños, mientras trabajaba de día, pasaba las noches sobre los libros, hasta que, a la edad de veinte años, pudo entrar en el Seminario de Chieri y ser ordenado Sacerdote en Turín en 1841, a los 26 años.

En aquellos tiempos, Turín estaba llena de muchachos pobres en busca de trabajo, huérfanos o abandonados, expuestos a muchos peligros para el alma y para el cuerpo. Don Bosco comenzó a reunirlos los Domingos, ya en una iglesia, ya en un prado, ya en una plaza, para hacerlos
jugar e instruirlos en el Catecismo, hasta que, después de cinco años de enormes dificultades, logró establecerse en el barrio periférico de Valdocco y abrir su primer Oratorio.


En él, los muchachos encontraban comida y alojamiento, estudiaban o aprendían un oficio; pero, sobre todo aprendían a amar al Señor. Santo Domingo Savio era uno de ellos.

Don Bosco era muy querido por sus "pilluelos" (así los llamaba él) hasta lo inverosímil. A quien le preguntaba el secreto de tanto ascendiente sobre ellos, respondía: "Con la bondad y el amor trato de ganar para el Señor a estos mis amigos". Por ellos sacrificó todo el poco dinero que poseía, su tiempo, su ingenio que era capaz de todo, su salud. Con ellos se hizo santo. Para ellos fundó la Congregación Salesiana, formada por sacerdotes y laicos que quieren continuar su obra y a la que señaló como "fin principal el sostener y defender la autoridad del Papa".

Queriendo extender su apostolado también a las muchachas, fundó con Santa María Dominica Mazzarello la Congregación de las Hijas de María Auxiliadora.

Los Salesianos y las Hijas de María Auxiliadora se extendieron por todo el mundo al servicio de los jóvenes, de los pobres y de los que sufren, con escuelas de todo género y grado, institutos técnicos y profesionales, hospitales, dispensarios, oratorios y parroquias.

Dedicó todo su tiempo libre, que muchas veces lo robaba al sueño, para escribir y divulgar opúsculos fáciles para la instrucción cristiana del pueblo. Fue, además de hombre de caridad muy activa, un místico entre los más grandes. Toda su obra tuvo su origen y fuente en la íntima unión con Dios, que desde joven cultivó cuidadosamente y se desarrolló en el abandono filial y fiel al designio que Dios había predispuesto para él, guiado paso a paso por María Santísima, que fue la Inspiradora y la Guía de todas sus empresas.

Pero su perfecta unión con Dios estuvo, acaso como en pocos Santos, unida a una humanidad entre las más ricas por bondad, por inteligencia y por equilibrio, a lo cual hay que añadir el valor de un conocimiento excepcional del alma humana, madurado en las largas horas transcurridas diariamente en el ministerio de las confesiones, en la adoración al Santísimo Sacramento y en el continuo contacto con los jóvenes y con personas de toda edad y condición.

Don Bosco formó generaciones de santos porque recordaba a sus jóvenes el amor de Dios, la
realidad de la muerte, del juicio de Dios, del infierno eterno; la necesidad de rezar, de evitar el pecado y las ocasiones que conducen a pecar y de acercarse frecuentemente a los Sacramentos.


"Queridos míos, yo os amo con todo mi corazón y basta que seáis jóvenes para que yo os ame muchísimo". Amaba de tal modo que cada uno pensaba que él era su predilecto.

"Encontraréis escritores mucho más virtuosos y doctos que yo; pero difícilmente podréis encontrar alguien que os ame más en Jesucristo y más desee vuestra verdadera felicidad".

Agotado en sus fuerzas por el trabajo incesante, enfermó gravemente. Particularmente conmovedor: muchos jóvenes ofrecieron al Señor la propia vida por él. "... Lo que he hecho, lo he hecho por el Señor... Se habría podido hacer más... Pero lo harán mis hijos... Nuestra Congregación es conducida por Dios y protegida por María Auxiliadora".

Una de sus recomendaciones fue ésta: "Decid a los jóvenes que los espero en el Paraíso...".

El 31 de enero de 1888 expiraba en su pobre habitación en Valdocco, a la edad de 72 años.El 1 de abril de 1934, Pío XI, que tuvo la dicha de conocerlo personalmente, lo proclamó Santo.

martes, 29 de enero de 2008

Sueños Proféticos de Don Bosco: "Las Dos Columnas"

El 26 de mayo de 1862, Don Bosco había prometido a los jóvenes de contarles algo interesante el último y el penúltimo día del mes. En efecto, el 30 de mayo por la noche les explicó una especie de parábola o semejanza, como él quiso llamarla.

Quiero contarles un sueño. Es cierto que quien sueña no razona; a pesar de ello yo que, a ustedes les contaría hasta mis propios pecados si no fuera por el miedo de que se escaparían todos corriendo al ver que se les caía la casa encima, a ustedes se lo voy a contar para su provecho espiritual. El sueño lo tuve hace pocos días.

Imaginen que están conmigo en la playa, o mejor, sobre un arrecife aislado, desde donde no se ve otro pedazo de tierra que la que tienen bajo sus pies. En toda aquella vasta superficie de agua se adivina un conjunto innumerable de naves dispuestas en orden de batalla, cuyas proas tienen en su parte final un espolón de hierro en punta, como de flecha, capaz de dañar y traspasar cualquier cosa. Los navíos van armados con cañones, cargas de fusil y de armamento de todo tipo, de material incendiario y también de libros, que avanzan contra otra nave mucho mayor y más alta que todas las demás, tratando de chocar por la parte delantera, de incendiarla o causarle el mayor destrozo posible.

A esta nave majestuosa adornada por todas partes la escoltan muchas embarcaciones pequeñas que reciben de la primera las señales de mando y ejecutan diversas evoluciones para defenderse de las flotas contrarias. El viento les es contrario y el mar embravecido parece favorecer a los enemigos.

En medio de la inmensidad del mar se levantan, entre las olas, dos robustas columnas, muy altas, a poca distancia la una de la otra. Encima de una de ellas se ve la estatua de María Inmaculada de cuyos pies cuelga un largo cartel que dice: Auxilium Christianorum. Sobre la otra, mucho más grande y alta, hay una Hostia de proporciones semejantes a la de la columna, y debajo otro cartel con las palabras: Salus Credentium. El comandante supremo de la nave mayor, que es el Romano Pontífice, viendo el furor del enemigo y la delicada situación en la que se encuentran los suyos, intenta convocar a los pilotos de las otras naves secundarias para celebrar un consejo y decidir qué hacer. Todos los pilotos suben a bordo y se reúnen con el Papa. Celebran el consejo pero, debido al viento que sopla cada vez con más fuerza y a la tempestad, se les manda a comandar las naves respectivas. Conseguida la bonanza, el Papa reúne, por segunda vez en torno a él a los pilotos mientras la nave capitana sigue su rumbo. Pero vuelve la borrasca aterradora.

El Papa toma el timón y todos sus esfuerzos se centran en conducir la nave hacia las dos columnas, de cuya parte superior, y rodeándola, cuelgan muchas áncoras y gruesos ganchos atados a las cadenas. Las naves enemigas pretenden todas asaltarla y hacen todo lo posible para pararla y hundirla. Unas con los escritos, los libros, con materias incendiarias que tienen en abundancia y que tratan de lanzar a bordo; las otras con cañones, con fusiles y con el espolón: el combate se vuelve cada vez más encarnizado. Las proas enemigas embisten con violencia pero sus esfuerzos y su ímpetu resultan inútiles. Vuelven a intentarlo pero malgastan esfuerzos y municiones: la nave mayor avanza segura y decidida en su camino. Sucede que, dañada por los fortísimos golpes que recibe, se le abren en los lados anchas y profundas brechas que, apenas producidas, sopla un viento de las dos columnas que vuelve a cerrar grietas y aberturas.
Resuenan, entre tanto, los cañones de los asaltantes, se quiebran los fusiles, las armas y el espolón; y las naves fuertemente sacudidas se hunden en el mar. Entonces los enemigos, furibundos, se lanzan a combatir al arma corta: con las manos, los puños, blasfemando y maldiciendo.

Y he aquí que el Papa, gravemente herido, cae. En seguida, los que le rodean corren en su ayuda y lo levantan. El Papa es herido de nuevo, cae y muere. Un grito de victoria y de alegría sale del bando enemigo; un sus naves se produce un indecible alborozo. Pero, muerto el Pontífice, otro Papa ocupará su puesto. Los pilotos reunidos lo han elegido tan rápidamente que la noticia de la muerte del Papa llega con la noticia de la elección del sucesor. Los enemigos comienzan a perder fuerza. El nuevo Papa, desbaratando y superando los obstáculos, conduce la nave hasta las dos columnas y colocada en medio de ellas, la ata con una pequeña cadena que colgaba de la proa a una áncora de la columna donde se posaba la Hostia y con otra cadenita que colgaba de la popa la ata por la parte opuesta a otra áncora suspendida de la columna sobre la cual se encontraba la Virgen Inmaculada.

En este momento se produce un gran cambio. Todas las naves que hasta entonces habían combatido contra la del Papa, se dan a la fuga, se dispersan, chocan unas contra otras y se hunden, tratando de hundir a las otras. Algunas pequeñas embarcaciones que habían combatido valerosamente con el Papa vienen también a atarse a las dos columnas. Muchas otras que se habían situado a distancia por temor de la batalla observan prudentemente desde lejos hasta que, desaparecidos en los remolinos del agua los restos de las naves destrozadas, bogan a toda prisa hacia las dos columnas amarrando a los ganchos que cuelgan de las mismas y allí se sienten tranquilas y seguras junto a la nave principal en la que está el Papa. En el mar reina una gran calma.

Llegados a este punto Don Bosco preguntó a Don Rua: ¿Qué piensas de lo que les acabo de contar?
Don Rua respondió: Me parece que la nave del Papa es la Iglesia de la que El es la cabeza. Las naves son los hombres y el mar, este mundo. Los que defienden la nave principal son los buenos unidos a la Santa Sede; los otros son los enemigos que, con toda suerte de armas, intentan destruirla. Las dos columnas de salvación creo que son la devoción a María Santísima y al Santísimo Sacramento de la Eucaristía.

Don Rua no habló del Papa caído y muerto y tampoco lo hizo Don Bosco. Tan solo añadió: Has dicho bien. Sólo habría que corregir una expresión. Las naves del enemigo son las persecuciones. Se preparan situaciones gravísimas para la Iglesia. Lo visto hasta ahora es casi nada comparado con lo que vendrá. Sus enemigos son representados por las naves que intentan hundir, si lo consiguen, la nave principal. Sólo hay dos medios para salvarse de tanta confusión: Devoción a María y frecuencia de la Comunión, utilizando todos los medios y haciendo lo posible para practicarlos y hacerlos practicar por doquier y por todos. Buenas noches.

Las interpretaciones que los jóvenes hicieron de este sueño fueron variadísimas, de manera especial en lo que se refiere al Papa. Pero Don Bosco no añadió más explicaciones.

Entre tanto los clérigos Boggero, Rufino, Merlone y el Señor Chiala Cesare escribieron este sueño y nos quedan sus manuscritos. Dos fueron compilados al día siguiente de la narración del sueño y los otros dos, más tarde: pero todos están perfectamente de acuerdo y tan solo varía algún detalle, que unos cuentan y otros omiten.

Memorias Biográficas de San Juan Bosco, Vol. VII, Capítulo 18, pp. 169-172

Alas Abiertas: "Un Movimiento dentro del Movimiento"

En los tiempos en el que el Padre Aldo vivía y guiaba nuestro querido Movimiento Mallinista, a raíz de las fuertes charlas que se daban en los Mallines Estilo, surgió espontáneamente un grupo de jóvenes que decidieron luchar contra las masificaciones de este mundo ofrendando a Dios su propia virginidad hasta el matrimonio.

Este nuevo Movimiento se llamó "Alas Abiertas", al cual el mismo Padre Aldo definió como "un Movimiento dentro del Movimiento Mallinista".

Para ser parte de este grupo, el adolescente, el joven debía estar convencido de que la virginidad hasta el matrimonio es la mejor opción para lograr la madurez sexual; para ello, conciente de sus limitaciones humanas, un "Alas Abiertas" debía buscar el sostenimiento espiritual de Nuestra Mamá Celestial, María, rezando diariamente el Santo Rosario.

El Padre Aldo, Asesor Nacional de aquellos años, inscribía a cada uno de los interesados en formar parte de este grupo tan valiente. La membresía se mantenía en secreto entre el interesado y el Padre Aldo.

Con el tiempo, tras la muerte de nuestro gran fundador, el Movimiento "Alas Abiertas" fue perdiendo fuerzas hasta casi desaparecer. Hoy en día, sigue siendo un propuesta revolucionaria, solo para valientes, solo para aquellos y aquellas que tienen una fuerte personalidad y que quieren vivir a la luz del Evangelio...

Qué bueno sería que el Movimiento "Alas Abiertas" recobre el vigor de otros años y que se proponga a nuestros adolescentes y jóvenes para que vean que hay otra opción para vivir sanamente la propia sexualidad aprendiendo a esperar, educándose, amándose a uno mismo. En un mundo en donde todo se hace urgente y egoístamente, bien vale la pena proponer esta opción: LO QUE CUESTA, LO VALE.

domingo, 27 de enero de 2008

"Conviértanse que el Reino de los Cielos está cerca"

Del Evangelio según San Mateo 4, 12-23

Al enterarse Jesús de que Juan había sido arrestado se retiró a Galilea. Dejando Nazaret se fue a Cafarnaún, junto al lago, en territorio de Sabulón y Neftalí; para que así se cumpliera lo que había anunciado el profeta Isaías:

“Tierra de Zabulón y Neftalí, camino del mar, al otro lado del Jordán, Galilea de los paganos. El pueblo que caminaba en tinieblas vio una gran luz; a los que vivían en tierra de sombras una luz les resplandeció.

Entonces comenzó Jesús a predicar diciendo”: «Conviértanse, porque está cerca el Reino de los cielos».

Pasando junto al lago de Galilea vio a dos hermanos, a Simón, llamado después Pedro, y a Andrés, los cuales estaban echando las redes en el lago, porque eran pescadores. Jesús les dijo: «Síganme y los haré pescadores de hombres».

Inmediatamente dejaron las redes y le siguieron. Pasando más adelante vio a otros dos hermanos, a Santiago y a Juan, hijos de Zebedeo, que estaban con su padre en la barca remendando las redes. Jesús los llamó también. Dejaron enseguida la barca y a su padre y lo siguieron.

Recorría toda Galilea enseñando en las sinagogas y proclamando la buena nueva del Reino de Dios, curando de toda enfermedad y dolencia a la gente.



Jesús empieza su predicación invitando a convertirse. Acá quisiera detenerme en lo que significa la conversión en el discurso de Jesús; en la traducción de la Biblia Latinoamericana, en este pasaje se lee "cambien su vida y su corazón porque el Reino de los Cielos se ha acercado" y ahí el mensaje va ganando en claridad.

Convertirse es estar dispuestos siempre, hasta el último día de nuestras vidas a replantearnos nuestro modo de vivir, nuestro modo de pensar, nuestro modo de sentir para ver si estamos en sintonía con las enseñanzas de Jesús. El llamado que Jesús nos hace a la conversión es la invitación que hoy en día nos hace a cada uno de nosotros a poder reformularnos nuestro propio estilo de vida para poder ser sus discípulos.

Vemos que inicia su peregrinar y, al poco andar, sale al encuentro de quienes serían sus apóstoles: Pedro, Andrés, Santiago y Juan, a quienes les hace la invitación especial a seguirlo; ellos dejaron todo lo que estaban haciendo, dejaron su vida vieja y se jugaron por entero para seguirlo a Jesús.

Dice el Evangelista que pasó por toda galilea hablándole a la gente. Dio signos de su divinidad haciéndose sensible al dolor ajeno y pasó curando todo tipo de enfermedades, no solo las físicas, sino también las espirituales.

La otra semana será tiempo de Cuaresma. Jesús nos hace la invitación de convertirnos a cada uno de nosotros. Podemos responder como esos primeros apóstoles, quienes decididamente lo dejaron todo para seguirlo. "Dejar todo" saber despojarse de todas las cosas de este mundo que nos pueden hacer perder de vista a Dios: pueden ser rutinas, manías, malos hábitos, vicios, etc. ¿Somos capaces de dejarlo todo para seguirlo?

sábado, 26 de enero de 2008

Oración de los Novios


En mi corazón, Señor, se ha encendido el amor por una criatura que tú conoces y amas.
Tú mismo me la haz hecho encontrar y me la has presentado.
Te doy gracias por este don que me llena de alegría profunda,
me hace semejante a Ti, que eres amor,
y me hace comprender el valor de la vida que me has dado.

Haz que no malgaste esta riqueza que tú has puesto en mi corazón:
enséñame que el amor es don y que no puede mezclarse con ningún egoísmo;
que el amor es puro y que no puede quedar en ninguna bajeza;
que el amor es fecundo y desde hoy debe producir un nuevo modo de vivir en los dos.

Te pido, Señor, por quien me espera y piensa en mí;
por quien camina a mi lado; haznos dignos el uno del otro;
que seamos ayuda y modelo.
Ayúdanos en nuestra preparación al matrimonio,
a su grandeza, a su responsabilidad,
a fin de que desde ahora nuestras almas dominen nuestros pensamientos
y los conduzcan en el amor.

AMÉN.

La Virginidad: ¿es represión sexual, solo un mito o es una virtud?

La sociedad que nos presiona a despreciar la virginidad

Por estos tiempos que corren, cuando escuchamos hablar de la virginidad nos pueden venir a la mente ideas de que es algo anticuado, que es imposible de lograr, algo que está reservado para los santos, entre otras.

En los grupos sociales, la presión para tener "experiencias sexuales" es fuerte, ya sea explícita o implícitamente. Suele suceder que dentro de grupos de varones, es muy valorado el hecho de haber tenido muchas conquistas sexuales en su haber, como si eso los hiciera más hombres. Por otro lado, entre chicas suele darse una suerte de competencia por imitar la sensualidad de determinadas mujeres famosas (cantantes, actrices, vedettes, etc.).

Actualmente, proponer a los jóvenes que vivan en la virginidad es ir contra la corriente, hasta puede ser tomada como una propuesta chocante y ridícula. El tema es que todos, desde los niños hasta los ancianos, estamos siendo bombardeados por distintos mensajes que nos empujan hacia el erotismo:

■ en la televisión se está haciendo cada vez más frecuente ver escenas eróticas en cualquier horario, los diálogos en las series, realities y programas de entretenimiento no son respetuosos y sobreabundan mujeres semidesnudas, inclusive los que teóricamente son de protección al menor;

■ muchas de las canciones de moda, tanto de la cumbia, el cuarteto, el rock, la bolichera, música latina en sus diversos ritmos hasta las baladas hacen referencias a relaciones "rápidas" sin compromiso serio de por medio; en muchas canciones que pretenden ser románticas, utilizan el verbo "amar" como si fuera un sutil sinónimo de "fornicar";

■ en Internet hay miles de páginas con imágenes y videos eróticos y pornográficos de fácil acceso;

■ las modas para vestirse que tienen un sello provocativo, en especial en la ropa femenina que busca ser cada vez más transgresora de los límites del pudor;

■ en los teléfonos celulares se pueden descargar imágenes, videos y ringtones con altas dosis de erotismo;

■ en las tapas de revistas que vemos en cualquier kiosco en cualquier ciudad hay muchas mujeres mostrándose sensualmente con escasa ropa;

■ en las radios escuchamos muchos programas con lenguaje chabacano y muchos diálogos con doble sentido;

¿Qué es la virginidad?

La virginidad es la cualidad que tiene aquella persona que nunca ha tenido relaciones sexuales.

Desde tiempos anteriores al nacimiento a Cristo, entre los israelitas habían jóvenes que libremente se consagraban a Dios asumiendo el compromiso de vivir vírgenes; sin ir más lejos, María, Nuestra Madre Celestial, ya había consagrado a Dios su virginidad física antes de la Anunciación. Después de la Ascención de Jesucristo, hubieron algunos hombres y mujeres que optaban libremente por consagrar su alma y, también, su cuerpo para vivir totalmente entregados a la oración, a la vida contemplativa.

San Pablo, en una de sus cartas apostólicas, recomienda la virginidad: "No obstante, digo a los célibes y a las viudas: Bien les está quedarse como yo" (I Corintios 7,8)


¿Para qué me sirve conservar la virginidad?

Como hemos dicho en otras notas, ser cristiano en este mundo, desde los tiempos del mismo Cristo, ha sido ir "contra la corriente". Hay que decir, aunque le incomode a más de uno, que ser virgen va en plena sintonía con el Evangelio.

Obvio que ninguno de nosotros es "de fierro" y se nos puede hacer muy difícil mantenerse firmes en un mundo cada vez más erotizado. Es mucho más fácil dejarse llevar por los instintos sexuales cuando podemos tener una relación cercana con alguien del sexo opuesto.

La invitación que nos hace la Madre Iglesia, en coherencia con las enseñanzas de Jesús, es luchar contra uno mismo buscando el dominio de las propias pasiones, entre ellas las sexuales, para madurar en el propio control de la persona y ser dueños de uno mismo. El problema se suscita cuando uno se deja llevar por los impulsos sexuales y cae en el hábito de tener relaciones sexuales" sin mucho trámite previo".

El día de mañana,cuando uno forma una familia, hay que estar maduros en el aspecto sexual. Y un indicador de la madurez sexual es la capacidad de saber dominarse y controlarse para poder vivir el sexo más plenamente con la persona con que uno se ha comprometido a amarse de por vida ante Dios y la sociedad.

Si uno llega a constituir una familia sin ser capaz de autocontrolarse los instintos sexuales, es muy probable que, tarde o temprano, en la vida de casados uno caiga en las infidelidades con las consecuencias negativas que todos conocemos (y que muchos quieren relativizar). Vivir la sexualidad en el matrimonio es sublime pero no es sencillo, porque es un camino que se hace de a dos, es un camino de mutuo conocimiento, respeto, saberse esperar y aceptarse mutuamente.

Entonces, durante la adolescencia y la juventud uno debe educarse en el control de las pasiones sexuales. Si no las pasiones sexuales serán la que se adueñen de uno. Uno de los caminos es, precisamente, saber dominarse sexualmente y saber decir "no" a las tentaciones.

Cuando se está de novio, la virginidad es un valor muy importante para la pareja: ambos deben asumirla, ambos deben luchar juntos y ayudarse para cumplir con este propósito: ayudará muchísimo a que la pareja madure y crezca en el amor. Es conveniente que la pareja la viva como una opción de vida y no como una imposición social o religiosa que no admite cuestionamientos. Por eso, es bueno que una pareja de novios esté asistida espiritualmente por un sacerdote o laico

¿Qué pasa si ya no soy virgen? ¿ya no sirve luchar por mi castidad?

Si esta nota es leída por algún joven que ya no es virgen, queremos recalcarle que siempre se puede empezar de nuevo. Nunca es tarde para volver a revalorizarse. Dios nos sigue amando lo mismo. Siempre.

Si uno cae ante una tentación de índole sexual, no hay que dudar en volver a levantarse. Solo hay que tener la precaución de evitar las circunstancias que nos lleven a estar teniendo relaciones sexuales como si nada, sin demasiado compromiso para con la otra persona.

Ahora bien, no hay que reducir el concepto de castidad a lo que es la virginidad. La castidad es algo mucho más amplio que la virginidad. Todo buen cristiano está llamado a vivir la Castidad, tanto los religiosos, los solteros, como los casados, separados y los viudos. Leemos en http://www.teologoresponde.com.ar/, que "La castidad consiste en el dominio de sí, en la capacidad de orientar el instinto sexual al servicio del amor y de integrarlo en el desarrollo de la persona. La castidad cristiana supone superación del propio egoísmo, capacidad de sacrificio por el bien de los demás, nobleza y lealtad en el servicio y en el amor ."

La virginidad debe ser vivida como opción de vida, debe ser vivida con alegría y no como una carga. La manera de poder llevarla adelante a pesar de las tentaciones que nos acosan es sostenidos por Cristo en los Sacramentos.

Aguinaldo 2008: Eduquemos con el corazón de Don Bosco

Así como Benedicto XVI, nuestro Santo Padre, es el actual sucesor de Jesús, El Padre Pascual Chávez Villanueva sdb, Rector Mayor, es el actual sucesor de Bon Bosco guiando la Congregación Salesiana en todo el mundo.


Anualmente se publica un Aguinaldo el contiene reflexiones de Nuestro Rector Mayor hechas para iluminar la labor pastoral de todos los salesianos en el mundo, tanto los sacerdotes, religiosos como laicos. A continuación veremos un artículo sobre el Aguinaldo 2008 para que todos los animadores mallinistas (integramos la familia salesiana) podamos planificar nuestra labor apostólica en sintonía con lo propuesto por Don Pascual Chávez Villanueva, nuestro Don Bosco Hoy.
--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Eduquemos con el corazón de Don Bosco, para desarrollar íntegramente la vida de los jóvenes, sobre todo de los más pobres y necesitados, promoviendo sus derechos.

"El Espíritu del Señor está sobre mí, porque él me ha ungido. Me ha enviado para dar la Buena Noticia a los pobres, para anunciar a los cautivos la libertad y a los ciegos la vista; para dar libertad a los oprimidos; para anunciar el año de gracia del Señor" (Lc 4, 18-19)

video


Justificación

Este Aguinaldo está en continuidad y coherencia con los Aguinaldos de los dos últimos años. La vida es el gran don que Dios, 'amante de la vida', nos ha confiado como una semilla, para que colaboremos con Él en la tarea de hacerla crecer y fructificar en abundancia. Esta semilla tiene necesidad de "caer en un terreno bueno", en el que pueda germinar y producir fruto; este terreno es la familia, cuna de la vida y del amor, lugar primario de humanización. La familia acoge con gozo y gratitud el don de la vida y asegura el ambiente natural propicio para su crecimiento y su desarrollo. Pero, como sucede con la semilla, no basta un buen terreno; se requieren también los esfuerzos pacientes y laboriosos del agricultor, que la riega, la cuida, la ayuda a crecer. Este agricultor que ayuda a la vida a desarrollarse es el educador.

Nosotros hemos sido llamados precisamente a esta misión. El texto del Evangelio de Lucas, que he escogido para presentar el Aguinaldo, define nuestra vocación de educadores según el estilo de Don Bosco. No es casualidad que en las Constituciones de los Salesianos estos versículos hayan sido seleccionados como cita bíblica inspiradora de 'nuestro servicio educativo pastoral'.

Jesús, al comienzo de su vida pública, reconoce en este texto del profeta Isaías, leído en la sinagoga de Nazaret, su misión mesiánica y afirma, ante sus paisanos: 'Hoy se cumple esta escritura, que acabáis de oír' (Lc 4,21).

Este 'hoy' de Jesús continúa en nuestra misión educativa: hemos sido consagrados por la unción del Espíritu, mediante el bautismo, y hemos sido enviados a los jóvenes para anunciarles la novedad de la vida que Cristo nos ofrece, para promoverla y desarrollarla a través de una educación que libere a los jóvenes y a los pobres de las opresiones que les impiden buscar la verdad, abrirse a la esperanza, vivir con sentido y con alegría, construir la propia libertad.

El P. Duvallet, durante veinte años colaborador del Abbé Pierre en el apostolado de reeducación de los jóvenes, nos dirige una especie de llamada significativa: `Vosotros tenéis obras, colegios, oratorios para jóvenes, pero no tenéis más que un tesoro: la pedagogía de Don Bosco. En un mundo en que los muchachos son traicionados, disecados, machacados, instrumentalizados, el Señor os ha confiado una pedagogía en la que triunfa el respeto al muchacho, a su grandeza y a su fragilidad, y a su dignidad de hijo de Dios. Conservadla, renovadla, rejuvenecedla, enriquecedla con todos los adelantos modernos, adaptadla a estas criaturas del siglo veinte y a sus dramas, que Don Bosco no pudo conocer. Pero, por favor, ¡conservadla! Cambiad todo, perded, si fuera necesario, vuestras casas, pero conservad este tesoro, construyendo en miles de corazones la manera de amar y de salvar a los muchachos, que es la herencia de Don Bosco' .

Conscientes, pues, de la grandeza de nuestra vocación y del don que hemos recibido en la pedagogía de Don Bosco, queremos comprometernos a hacer realidad en nuestro hoy las palabras del Profeta.

En concreto el Aguinaldo se centra en:

- el tema de la pedagogía salesiana y del Sistema Preventivo; en particular, pienso que responde a una necesidad de profundización y de formación, para no dispersar su riqueza;
- la aportación válida que podemos ofrecer para afrontar los enormes desafíos de la vida y de la familia; de este modo aseguramos también la conexión y la continuidad con los dos temas precedentes (familia y vida):
- la educación y la promoción de los derechos humanos, en particular de los derechos de los menores, como un camino importante para la inserción positiva de nuestro compromiso educativo en todas las culturas.

Contenidos fundamentales del Aguinaldo

Los contenidos que el Aguinaldo nos invita a profundizar son fundamentalmente tres:

1. Educar con el corazón de Don Bosco, es decir, vivir el Sistema Preventivo como caridad que sabe hacerse amar (cfr. Const. 20), con una renovada presencia entre los jóvenes, hecha de cercanía afectiva y efectiva, de participación, de acompañamiento, de animación, de testimonio, de propuesta vocacional, con el estilo de la asistencia salesiana. Una renovada opción, sobre todo, por los jóvenes más pobres y en peligro, saliendo al encuentro de las situaciones de malestar visible u oculto, contando con los recursos de cada joven, incluso del más maltratado por la vida, comprometiendo toda nuestra vida en su educación.

2. Cuidar el desarrollo integral de los jóvenes mediante una renovada opción por una educación que previene el mal a través de la confianza en el bien que existe en el corazón de todo joven, que lo desarrolla con perseverancia y con paciencia, que reconstruye la identidad personal de cada uno, que forma personas solidarias, ciudadanos activos y responsables, personas abiertas a los valores de la vida y de la fe, capaces de vivir con sentido, con alegría, con responsabilidad y competencia. Una educación que se convierte en una verdadera experiencia espiritual, que llega a la 'caridad de Dios que precede a toda criatura con su providencia, la acompaña con su presencia y la salva dando su propia vida' (Const. 20).

3. Promover los derechos humanos, en particular los de los menores, como camino salesiano para la promoción de una cultura de la vida y el cambio de las estructuras. El Sistema Preventivo de Don Bosco tiene una gran proyección social: quiere colaborar con otras muchas agencias en la transformación de la sociedad, trabajando por el cambio de criterios y visiones de vida, por la promoción de la cultura del otro, de un estilo de vida sobrio, de una actitud constante de compartir gratuitamente y de comprometerse por la justicia y la dignidad de toda persona humana. La educación en los derechos humanos, en particular en los derechos de los menores, es el camino privilegiado para hacer realidad en los diversos contextos este compromiso de prevención, de desarrollo humano integral, de construcción de un mundo más equitativo, más justo, más saludable. El lenguaje de los derechos humanos nos permite también el diálogo y la inserción de nuestra pedagogía en las diferentes culturas de nuestro mundo.

Debemos hacer todo esto:

- Con una renovada opción por implicarnos comunitariamente en los lugares concretos de acción. El carácter comunitario de la experiencia pedagógica salesiana requiere crear comunión alrededor de los ideales educativos de Don Bosco, saber involucar a todos los responsables en las diversas instituciones y programas educativos, formar en ellos una conciencia crítica de las causas de la marginación y de la explotación juvenil, una fuerte motivación que sostenga el compromiso cotidiano y una actitud activa y alternativa. Todo esto nos plantea una vez más el compromiso de formación de los educadores.

- Con una renovada intencionalidad pastoral. La acción salesiana, en cualquier situación en que se desarrolle, comprende siempre la preocupación por la salvación de la persona: conocimiento de Dios y comunión filial con Él a través de la acogida de Cristo, con la mediación sacramental de la Iglesia. Habiendo escogido a la juventud y a los jóvenes pobres, los Salesianos aceptan los puntos de partida en que los jóvenes se encuentran y sus posibilidades de recorrer un camino hacia la fe. En cada iniciativa de recuperación, de educación y de promoción de la persona, se anuncia y se realiza la salvación que será ulteriormente explicitada en la medida en que los sujetos se van haciendo capaces de ello. Cristo es un derecho de todos. Ha de ser anunciado sin forzar los tiempos, pero también sin dejarlos pasar en vano.

Roma, 1 de junio de 2007.

viernes, 25 de enero de 2008

Acerca de LAS PARTES DE LA MISA

RITOS INICIALES

Son ritos introductorios a la celebración y nos preparan para escuchar la palabra y celebrar la Eucaristía. Comprende: Entrada - Señal de la cruz - Saludo - Acto penitencial - Gloria - Oración colecta.

→ Procesión de entrada: llegamos al templo y nos disponemos para celebrar el misterio más grande de nuestra fe. Acompañamos la procesión de entrada cantando con alegría; es muy importante llegar unos minutos antes de que empiece la Celebración, así podemos predisponer el corazón silenciándolo de los ruidos exteriores.
→ Saludo inicial: después de besar el altar y hacer la señal de la cruz, el sacerdote saluda a la asamblea; la señal de la Cruz es para entrar en presencia de Dios.
→ Acto penitencial: pedimos humildemente perdón al Señor por todas nuestras faltas; es cuando rezamos comunitariamente: "Yo confieso ante Dios Todopoderoso y ante vosotros, hermanos... "
→ Gloria: alabamos a Dios, reconociendo su Santidad, al mismo tiempo que nuestra necesidad de Él.
→ Oración / Intenciones comunitarias: es la oración que el sacerdote, en nombre de toda la asamblea, hace al Padre. En ella recoge todas las intenciones de la comunidad: rezamos por la Iglesia toda, desde el papa, los obispos, los sacerdotes y los laicos, rezamos por nuestros gobernantes, nuestros difuntos y otras necesidades especiales.



LITURGIA DE LA PALABRA

Escuchamos a Dios, que se nos da como alimento en su Palabra, y respondemos cantando, meditando y rezando. Comprende Primera Lectura, Salmo Responsorial, Segunda Lectura, Aleluya, Evangelio, Homilía; Credo y Oración universal. Las tres lecturas que se leen están relacionadas entre si y están dispuestas pedagógicamente para cada día del año litúrgico.

→ Primera lectura: en el Antiguo Testamento, Dios nos habla a través de la historia del pueblo de Israel y de sus profetas.
→ Salmo: meditamos rezando o cantando un salmo; tiene su origen en las antiguas celebraciones judías en donde, comunitariamente, se rezaban Salmos.
→ Segunda lectura: en el Nuevo Testamento, Dios nos habla a través de los apóstoles, ya sea a través de pasajes del Libro "Hechos de los Apóstoles" o de las cartas apostólicas de Pablo, Pedro, Santiago y Juan.
Evangelio: el canto del Aleluya nos dispone a escuchar la proclamación del misterio de Cristo. Esta es la parte central, en torno a la cual gira toda la Liturgia de la Palabra. Es la lectura de algún pasaje de la vida de Jesús. Al finalizar aclamamos diciendo: "Gloria a ti, Señor Jesús".
→ Homilía: el celebrante (puede estar a cargo de un sacerdote que concelebre con el sacerdote celebrante) nos explica la Palabra de Dios, dando una breve catequesis de las lecturas leídas y dejando un mensaje para el día a día de cada uno de los asistentes basado en las lecturas que se leyeron en la Misa.
→ Credo: después de escuchar la Palabra de Dios, confesamos abiertamente nuestra fe.
→ Oración de los fieles: rezamos unos por otros pidiendo por las necesidades de todos.

LITURGIA DE LA EUCARISTÍA

Tiene tres partes: Rito de las ofrendas, Gran Plegaria Eucarística (es el núcleo de toda la celebración, es una plegaria de acción de gracias en la que actualizamos la muerte y resurrección de Jesús) y Rito de comunión.

→ Presentación de dones: presentamos el pan y el vino que se transformarán en el cuerpo y la sangre de Cristo, es una analogía de nuestras vidas que se pueden transformar si las ofrecemos a Dios. Realizamos la colecta en favor de toda la Iglesia, los laicos debemos hacernos cargo del mantenimiento material de nuestra Madre Iglesia. Oramos sobre las ofrendas.
→ Prefacio: es una oración de acción de gracias y alabanza a Dios, al tres veces santo. Se canta el "Santo"
Epíclesis: el celebrante extiende sus manos sobre el pan y el vino e invoca al Espíritu Santo, para que por su acción los transforme en el cuerpo y la sangre de Jesús.
→ Consagración: el sacerdote hace "memoria" de la Última Cena, pronunciando las mismas palabras de Jesús. El pan y el vino se transforman en el Cuerpo y en la Sangre de Jesús.
→ Aclamación: aclamamos el misterio central de nuestra fe, manifestando que creemos que el mismo Jesús se hizo presente en el Altar ("anunciamos tu Muerte, proclamamos tu Resurrección...").
→ Intercesión: ofrecemos este sacrificio de Jesús en comunión con toda la Iglesia. Pedimos por el Papa, por los obispos, por todos los difuntos y por todos nosotros.
Doxología: el sacerdote ofrece al Padre el cuerpo y la sangre de Jesús, por Cristo, con él y en él, en la unidad del Espíritu Santo. Todos respondemos: "Amén".
→ Padre Nuestro: preparándonos para comulgar, rezamos esta bellísima y completa oración al Padre como Jesús nos enseñó.
→ Saludo de la Paz: antes de comulgar, nos damos el "Saludo de la Paz", como signo de perdonarnos mutuamente entre todos, inclusive para perdonar a los que no están presentes ahí en la Misa, para que vivamos juntos en la Paz que Jesús nos dejó.
→ Comunión: llenos de alegría, todos aquellos que están en gracia de Dios (es decir, sin pecados graves sin haber confesado al sacerdote) nos acercamos a recibir a Jesús, Pan de Vida. Antes de comulgar hacemos un acto de humildad y de fe.
→ Oración: damos gracias a Jesús por haberlo recibido, y le pedimos que nos ayude a vivir en comunión.

RITOS DE DESPEDIDA

Son ritos que concluyen la celebración.
→ Bendición: recibimos la bendición del sacerdote, invocando a Dios su protección ante las acechanzas del Demonio.
→ Despedida y envío: alimentados con el pan de la Palabra y de la Eucaristía, volvemos a nuestras actividades, a vivir lo que celebramos, llevando a Jesús en nuestros corazones.

jueves, 24 de enero de 2008

Acerca de EL PECADO

1. ¿Qué es el pecado original?

El pecado tiene su origen en los primeros seres humanos que existieron, representados en el relato bíblico del Génesis por Adán y Eva quienes, libremente y a instancias de la Serpiente (el diablo), decidieron trasgredir el orden natural creado por Dios y corrompieron el estado de pureza en el que habían sido creados.

Lo grave del pecado es que nos va haciendo perder paulatinamente la libertad.

Al contaminar su propia integridad, de ahí nacieron las demás generaciones humanas con la mancha de ese pecado en el alma, la cual es lavada por el Bautismo.

2. ¿Qué es un pecado grave?

Es toda falta cometida libre y voluntariamente contra Dios, contra los demás y contra uno mismo que separa a la persona de la amistad de Dios, se pierde la gracia santificante.

Para que un pecado sea considerado grave, sea cual sea, es preciso tener pleno uso de las facultades mentales y querer cometer expresamente determinada acción contraria a la Voluntad de Dios.

No todos los pecados graves tienen el mismo grado de gravedad; el grado lo determina las mismas enseñanzas de la Madre Iglesia.

3. ¿Qué es un pecado venial?

Es una falta que no llega a ser grave y es la que se comete por negligencia, o bien cuando la persona ya no puede uso de su libertad física y mental.

No llega a romper la amistad con Dios, pero la debilita; la sumatoria de pecados veniales de los que no nos hayamos confesado arrepentidos con un sacerdote nos llevará indefectiblemente a cometer pecados mortales.

4. ¿Qué son los pecados capitales?

Son los pecados a los que la naturaleza humana tiende casi "naturalmente" a cometer debido a las consecuencias que todos sufrimos del pecado original. Al respecto, dice el Catecismo de la Iglesia Católica (1866): "Los vicios pueden ser catalogados según las virtudes a que se oponen, o también pueden ser referidos a los pecados capitales que la experiencia cristiana ha distinguido siguiendo a san Juan Casiano y a san Gregorio Magno (mor. 31, 45). Son llamados capitales porque generan otros pecados, otros vicios. Son la soberbia, la avaricia, la envidia, la ira, la lujuria, la gula, la pereza."

i) Soberbia: ante el deseo de alto honor y gloria
ii) Avaricia: deseo de acaparar riquezas
iii) Lujuria: el apetito sexual fuera del orden natural de Dios
iv) Ira: reacción desordenada ante un daño o dificultad
v) Gula: descontrol propio ante la comida y bebida
vi) Envidia: resiente las cualidades, bienes o logros de otro porque reducen nuestra auto-estima
vii) Pereza: del desgano por obrar en el trabajo o por responder a los bienes espirituales.

5. ¿Qué son las tentaciones? ¿es lo mismo que pecar?

Las tentaciones son todas las ofertas y proposiciones que recibimos a cada instante para que pequemos. Si bien las tentaciones pueden venir de parte de una persona, un programa de televisión, canciones, internet, determinadas conversaciones, entre otras, el origen está, lisa y llanamente en el Demonio.

El Diablo nos conoce a la perfección, es un ser sobrenatural dotado de una inteligencia y poder muy superiores a la de cualquier ser humano. Es por eso que solos es imposible vencerlo: solo en Cristo y con Cristo podemos salir victoriosos de las propuestas demoníacas.

Ser tentado no es pecar; la reacción del cristiano es, ante la tentación, rechazarla abiertamente aferrándose a la mano de Jesús y cobijándose en el manto de María, Nuestra Mamá Celestial.

6. ¿Qué es la culpa?

Es la condición que adquiere quien ha cometido un mal.

Hay culpas que pueden ser destructivas con uno mismo y otras que no. Las destructivas son las que dañan la propia autoestima de la persona y hacen que se aleje más y más del amor de Dios. La culpa que no lo es es aquella que despierta el arrepentimiento y el deseo del pronto regreso a la gracia de Dios.

7. ¿Dios deja de amarme cuando peco?

No. Esa es otra mentira que el Diablo quiere hacernos creer para llenarnos de culpa dañina y no buscar a Dios.

Dios siempre permanece Fiel, siempre ama a cada uno de nosotros por más alejados que estemos. Es uno mismo que, al pecar, decide alejarse de Dios.

Dios nos ama infinitamente y es por eso que nos entregó a Jesús (Dios Hijo) para redimirnos. Él siempre está esperando que volvamos a su Amor y sufre mucho por cada uno de sus hijos que no quiere dejar de vivir en el pecado.

miércoles, 23 de enero de 2008

"Cambiar el Mundo"

Muchas veces hemos escuchado esta frase en la voz de algún cantante popular, algún líder carismático, dirigente político o dirigiente social; hasta alguno de nosotros lo habrá enunciado como uno de sus sueños. "Cambiar el Mundo" son tres palabras con un sonido dulce al ser pronunciadas pero que pueden volverse en una dolorosa quimera a la hora de aterrizar en la realidad nuestra de cada día. Veamos esta noticia.

En San Juan, un lugar de clima seco, cada vez que llueve moderadamente se suscitan problemas de diversa índole en calles y barrios, sobre todos en lugares en donde reside la población de más bajos recursos económicos. Los sanjuaninos lo hemos sufrido en el día de ayer y hoy, sobre todo en los Departamentos de Rawson y Pocito, situados al sur de la Ciudad de San Juan.

En las calles de la Ciudad Capital, como en los alrededores vemos que, cuando las lluvias son copiosas, las calles se transforman casi en ríos debido a la magros sistemas de desagües, ya que las cunetas se encuentran anegadas.

(foto: Diario de Cuyo)

La situación se torna más dramática en las villas periféricas, en donde proliferan asentamientos en donde cada cual levantó su casa con lo que pudo, algunos favorecidos con algunos ladrillos, y otros, muchos, con adobe, palos y nylon.

Con estas lluvias, los medios de comunicación desnudan la realidad que suele quedar oculta en el paisaje urbano: la precariedad y miseria con la que muchas familias viven día a día en la Argentina, la miseria (no solo la material) en la que nacen y crecen miles y miles de niños.

No faltan los periodistas que sacuden su modorra informativa, buscando el impacto social haciéndose eco de reclamos de esa pobre gente por mejoras de infraestructura de parte de los municipios o del Gobierno de la Provincia. Los Estados acuden a estas emergencias con lo que pueden y tienen enviando personal para que preste ayuda inmediata a los damnificados; por ejemplo, con la lluvia de ayer y hoy, el Ministerio de Desarrollo Humano de la Provincia de San Juan envía a sus trabajadores para que brinden asistencia, buscando albergues alternativos para aquellos que ven derrumbarse sus viviendas con las escasas pertenencias que tienen.

Dicen por ahi “Siempre que llovió, paró”. Y es entonces cuando el drama de toda esa gente pasa a formar parte del paisaje cotidiano de nuestra realidad. Vuelven al silencio mediático la falta de educación de esos niños que crecen en esas condiciones denigrantes, con numerosos casos de violencia familiar, abusos sexuales de menores, familias “ensambladas” y, lo que es peor, la escasa o nula esperanza de luchar por un bienestar digno para cada familia.

Muchos jóvenes crecen siendo hijos del pesimismo, del “nada va a cambiar”, del resentimiento contra la marginación social. Ahí cuando el verbo “sobrevivir” (más argentino, sería “zafar”) es el que conjugan día a día cientos de familias desposeídas. Todo esto configura un campo fértil para un sinnúmero de flagelos sociales, como drogas de las más insólitas y dañinas, alcoholismo, delincuencia, aparición de pastores apocalípticos que quieren llevar más agua para su molino que invitar a redimir corazones. El principal fundamento de su subsistencia proviene, en muchas oportunidades, de la caridad de organizaciones humanitarias como también del perverso asistencialismo de muchas administraciones públicas.

Urge tomar medidas de fondo, más que contentarse con parches provisorios.


¿Qué aporte puede hacer cada uno como hijo de Dios, como persona de Iglesia?

Cambiar el mundo es algo muy difícil por dos motivos: uno, porque hemos llegado al mundo con libre albedrío (podemos decidir qué hacer y qué no hacer) aunque no todos los seres humanos pueden ejercer este derecho natural y otro, que es el alto grado de ignorancia, de pobreza espiritual e intelectual que abunda en las masas en todo el mundo el cual es favorecido por los poderosos que quieren tener todo bajo su control.

Lo que nos queda pueden ser muchas cosas por hacer, pero se nos ocurren, básicamente, tres:

1- Cambiar uno mismo. Convertirse. Hacerse persona de fe, portadora de la esperanza, pero sobre todo AMAR. Es una camino personal de nunca acabar, pero muy enriquecedor; de nada sirve clamar por la paz en el mundo si mi propio corazón no está pacificado, de nada sirve hablar de los odios si en mi alma no abunda el Amor.

2- Orar fervientemente. Más de una materialista puede intentar suprimir esta alternativa, ya que no le vé mucho fruto inmediato; los que tenemos fe podemos asegurar que es una herramienta eficaz que nosacerca a propios y a extraños a Dios.

3- Actuar: cada uno de nosotros tiene una misión en esta vida, nadie sobra; entonces, es cuestión de saber descubrir el rol social que nos toca desde el lugar que estamos para ponerlo al servicio de Dios y de los demás; surge también la importancia de asumir apostolados comunitarios de acción social que vaya en búsqueda de soluciones de fondo con Dios como centro.

martes, 22 de enero de 2008

Un milagro por intercesión de Laura Vicuña

Estudiado y aprobado por la Iglesia Para la Beatificación de
"LAURA VICUÑA PINO".

Les presentamos un extracto del relato efectuado por Sor OFELIA LOBOS ARELLANO, persona que recibió el don de la vida y la salud, religiosa que pertenece al Instituto Hijas de María Auxiliadora, (Santiago de Chile).

"Los primeros síntomas de lo que sería más tarde una enfermedad incurable, los experimenté en el año 1947. Con frecuencia tenía fiebre, me sentía decaída y con dificultades para respirar. Esta sintomatología se presentó en forma oscilante, respondiendo parcialmente con antibióticos.
Progresivamente el cuadro se hizo intenso y duradero con mayor rebeldía a los medicamentos hasta llegar a 1955 año en que, por ser portadora de supuración pulmonar y broncoestasias bilaterales con gran compromiso del estado general, fui sometida a dos intervenciones quirúrgicas.


En Junio de ese mismo año se realizó el primer tiempo operatorio que consistió en la extirpación de la língula y los segmentos anteriores y lateral del lóbulo medio del pulmón derecho. Recuerdo que tuve muchas complicaciones. Mí situación era peor que antes de la operación. A lo largo de tres años fui empeorando. Los episodios febriles se sucedieron más intensos y prolongados con aumento de la dificultad respiratoria. Todos los tratamientos fueron ineficaces. A fines de 1957 fue indispensable el uso de oxígeno.

El médico que me atendió a principios de 1958 pronosticó mi muerte para el invierno de ese mismo año, la que sería causada por insuficiencia pulmonar y mal estado general. En el mes de Mayo, me encontré en situación límite (Craquexia-amiloidosis por supuración crónica). Yo misma no me explicaba porqué no moría.

Encontrándome en estas condiciones, fui invitada a pedir mi curación por intercesión de Laurita.

Lo medité un par de horas tratando de descubrir la voluntad de Dios. De pronto se hizo una luz muy grande de mí y comprendí que por intercesión de ella, Dios haría lo que yo eligiera. Sentí que era muy fácil morir, pero también que no podía ser tan egoísta como para negarme a vivir, dedicándome a servir a la juventud de acuerdo al carisma Salesiano que tanto entusiasmó a Laura y que por las circunstancias de la vida no pudo realizar. Entonces, pedí la vida y la salud necesaria para poder trabajar.

En ese mismo momento sentí que mis pulmones se dilataban rápidamente, desapareciendo la fiebre y todo otro malestar. Me retiré el oxígeno. Era cerca de la medianoche por lo que me dispuse a descansar.
Al día siguiente desperté temprano y al bajarme de la cama no sentía ni mareo ni debilidad en las piernas, absolutamente nada. Sentí que nunca hubiera estado enferma.

Han pasado 42 años a la fecha, durante este tiempo he gozado de la salud necesaria para desempeñar mi trabajo en medio de niños y jóvenes. Doy Gracias a Dios, a mi protectora LAURA VICUÑA, a mis Superioras y Hermanas, a mi familia, a los médicos y enfermeras y a todas las personas que me han brindado su apoyo a lo largo de mi vida."

Sor Ofelia Lobos trabaja actualmente en el Liceo María Auxiliadora de los Andes, existen radiografías anteriores a la intercesión donde se observa medio pulmón y radiografías posteriores con los dos pulmones en pleno funcionamiento.

(fuente: lauravicuna.cl)

22 de enero: fiesta de la Beata Laura Vicuña

Laura Vicuña Pino nació en Santiago de Chile, el 5 de abril de 1891, en tiempos difíciles que afectan también a su familia.

Su padre, José Domingo, era un alto militar y líder político de Chile. Una revolución derroca al gobierno y la familia Vicuña tiene que salir huyendo, desterrados a 500 kilómetros de la capital. perseguido por motivos políticos, debe huir al sur del país, estableciéndose finalmente en Temuco.

Queda huérfana a los dos años de edad. Al morir su padre, deja a la familia sin apoyo y en precaria condición económica. Su madre, Doña Mercedes Pino vive con esfuerzo de su trabajo de modista.
En 1899, después de sufrir el robo de los escasos recursos de la familia, decide emigrar a Argentina, con sus hijas Laura y Julia.

La mamá, con sus dos hijas, Laura y Julia, emprende un larguísimo viaje de ocho meses hacia las pampas de Argentina. Allá encuentra un ganadero brutal y matón, y movida por su gran miseria, la pobre Mercedes se va a vivir con él en "unión libre". La pequeña Laura sufre al darse cuenta de que su madre se encuentra alejada de Dios por la situación de convivencia que mantiene con ese hombre.

En las vacaciones de verano del año1902, Manuel Mora pretendió abusar de ella. Al resistirse, pierde toda ayuda económica para continuar en el colegio, por lo que las Hermanas Hijas de María Auxiliadora la reciben gratuitamente.

Laura recorre un corto pero intenso itinerario espiritual. En abril de 1902 ofrece su vida al Señor por la conversión de su madre. Y Laura hace un plan: ofrecerá su vida a Dios, con tal de que la mamá abandone a ese hombre con el cual vive en pecado. Comunica el plan al confesor, el Padre Crestanello, salesiano. El le dice: "Mira que eso es muy serio. Dios puede aceptarte tu propuesta y te puede llegar la muerte muy pronto". Pero la niña está resuelta a salvar el alma de la mamá a cualquier costo, y ofrece su vida al Señor Dios, en sacrificio para salvar el alma de la propia madre.

En el colegio es admirada por las demás alumnas como la mejor compañera, la más amable y servicial. Las superioras se quedan maravilladas de su obediencia y del enorme amor que siente por Jesús Sacramentado y por María Auxiliadora.

El día de su primera comunión ofrece su vida en sacrificio a Jesús, y al ser admitida como "Hija de María", consagra su pureza a la Sma. Virgen María.

Va a pasar vacaciones a donde vive su madre. Manuel Mora trata de abusar de ella pero ella no lo permite. Prefiere ser abofeteada y azotada brutalmente por él pero no admite ningún irrespeto a su virtud. Manuel aprende a respetarla.

En una gran inundación que invade el colegio, Laura por salvar la vida de las más pequeñas, pasa largas horas de la noche entre las friísimas aguas sacando niñas en peligro, y adquiere una dolorosa enfermedad en los riñones. Dios empieza a aceptar el sacrificio que le ofreció por salvar el alma de su mamá.

Laura empieza a palidecer y a debilitarse. Siente enorme tristeza al oír de los superiores que no la podrán aceptar como religiosa porque su madre vive en concubinato. Sigue orando por ella. Cae a cama. Dolores intensísimos. Vómitos continuos. Se retuerce del dolor. La vida de Laura se está apagando. "Señor: que yo sufre todo lo que a Ti te parezca bien, pero que mi madre se convierta y se salve". Dios acepta su ofrenda.

Va a entrar en agonía. La madre se acerca. "Mamá, desde hace dos años ofrecí mi vida a Dios en sacrificio para obtener que tu no vivas más en unión libre. Que te separes de ese hombre y vivas santamente". Mamá: ¿antes de morir tendré la alegría de que te arrepientas, y le pidas perdón a Dios y empieces a vivir santamente?

"¡Ay hija mía! Exclama doña Mercedes llorando, ¿entonces yo soy la causa de tu enfermedad y de tu muerte? Pobre de mí ¡Oh Laurita, qué amor tan grande has tenido hacia mí! Te lo juro ahora mismo. Desde hoy ya nunca volveré a vivir con ese hombre. Dios es testigo de mi promesa. Estoy arrepentida. Desde hoy cambiará mi vida".

Laura manda llamar al Padre Confesor. "Padre, mi mamá promete solemnemente a Dios abandonar desde hoy mismo a aquel hombre". Madre e hija se abrazan llorando.

Desde aquel momento el rostro de Laura se torna sereno y alegre. Siente que ya nada le retiene en esta tierra. La Divina Misericordia ha triunfado en el corazón de su amadísma mamacita. Su misión en este mundo ya está cumplida. Dios la llama al Paraíso.

Recibe la unción de los enfermos y su última comunión. Besa repetidamente el crucifijo. A su amiga que reza junto a su lecho de moribunda le dice: ¡Que contenta se siente el alma a la hora de la muerte, cuando se ama a Jesucristo y a María Santísima!.

Lanza una última mirada a la imagen que está frente a su cama y exclama: "Gracias Jesús, gracias María", y muere dulcemente. Era el 22 de enero de 1904. Iba a cumplir los 13 años.

La madre tuvo que cambiarse de nombre y salir disfrazada de aquella región para verse libre del hombre que la perseguía. Y el resto de su vida llevó una vida santa.

El 22 de enero de 1904, muere en Junín de los Andes a la edad de 12 años. Por su entrega, su madre vuelve a Dios y le honra con su vida digna y cristiana. Por sus virtudes, el Papa Juan Pablo II la declara Beata el 3 de septiembre de 1988.

(fuente: lauravicuna.cl)

lunes, 21 de enero de 2008

Señor: Dame la gracia de ser compasivo

Dios mío, Tú eres todo ternura para mí.
Te lo pido por tu Hijo amado:

Dame la gracia de llenarme de misericordia
y de amar todo lo que Tú me inspires.

Dame la gracia de compadecerme
de quienes viven en la aflicción
y de correr en ayudade los que pasan necesidad.

Dame la gracia de aliviar a los desgraciados, de prestar asilo a los que no lo tienen,
de consolar a los que sufren,
de animar a los deprimidos.

Dame la gracia de devolver la alegría a los pobres,
de servir de apoyo a los que lloran,
de perdonar las deudas
a quien tenga alguna conmigo.

Dame la gracia de perdonar
a quien me haya ofendido,
de amar a los que me odien,
de devolver siempre bien por mal,
de no despreciar a nadie
y de respetar a todos.

Amén

¡Pare de Sufrir!: gran estafa a corazones desesperados (III parte)

Dado que el fenómeno pentecostal en América Latina es muy amplio y complejo, queremos dejar claro, que no nos estamos refiriendo genéricamente a las iglesias cristianas pentecostales de larga tradición en nuestro continente, que abiertas al diálogo ecuménico muestran su originalidad y su aporte dentro del mundo cristiano, así como también su lucha por la promoción humana y testimonio de vida cristiana. El problema es que muchas veces por la doctrina común de los pentecostales, el uso de los cines y el estilo similar de culto, se engloba todo en una misma bolsa, y eso termina en injustas generalizaciones, por lo que se hace necesario diferenciar comunidades auténticamente cristianas de sectas peligrosas.



El Pbro. Julio C. Elizaga en una ponencia en la Comisión Nacional de Ecumenismo (Oct. 2003) afirmaba: “las únicas iglesias pentecostales que podríamos considerar claramente como sectas peligrosas son “Dios es Amor” y la “Iglesia Universal del Reino de Dios”, pero no podemos generalizar con el amplio mundo pentecostal”. La Iglesia Universal del Reino de Dios es una de las pocas “iglesias” que llamadas “pentecostales” se han alejado del cristianismo pentecostal para transformarse en empresas religiosas, cuando no en verdaderas sectas que llegan a destruir psicológica y hasta socialmente a sus adeptos.

En cuanto a la teología es difícil hacer un esbozo, ya que si bien tienen un origen pentecostal, lo cual daría lugar a un mínimo de creencias fijas, el sincretismo (mezcla de doctrinas diferentes) creciente en ellos hace compleja la tarea de un esclarecimiento. Es por esta razón que la mayoría de los investigadores, así como el resto de la denominaciones cristianas, no la consideran una iglesia cristiana pentecostal (ni en América Latina, ni en Europa), no solo por sus contenidos doctrinales, sino también por sus prácticas cultuales y “mágico-sacramentales”. La IURD no es la única en este estilo tan particular de “pentecostalismo”, pero sin lugar a dudas es la que mayor crecimiento ha demostrado.

Pare de Sufrir S.A.: La multinacional de origen brasilero

La Iglesia Universal del Reino de Dios tiene la mayoría de sus templos en la República Federativa de Brasil. Posteriormente, logró extenderse hacia varios países.

Existen templos en Argentina, Paraguay, Venezuela, Uruguay, Bolivia, Colombia, Perú, Chile, Rep. Dominicana, Guatemala, El Salvador, Honduras, Jamaica, Nicaragua, Costa Rica, Panamá y Ecuador.

En Europa comenzó en Portugal, expandiéndose hacia España, Francia, Inglaterra e Italia. Entrando también en Alemania, Rusia, Rumania, Holanda, Bélgica, Luxemburgo, y Suiza. A partir de 1992 llega a África y se encuentra hoy en Sudáfrica, Angola, Mozambique, Cabo Verde, Kenia, Lesotho, Bissau, Costa de Marfil, Malawi y Uganda.

En Asia tiene sedes en Japón, India y Filipinas. En el 2000 operaba en más de 45 países con más de 13 millones de fieles. Hoy en día tienen más de 2.000 templos en todo Brasil, con un promedio de 7 millones de miembros. Son dueños (solo en Brasil) de un Banco, dos periódicos, una revista, 30 emisoras de radio y la red televisiva TV Récord (la segunda más grande de Brasil) con 25 repetidoras en todo en el territorio (cuando la compró le salió 45 millones de dólares, en 1989).


La empresa Autolatina (la mayor empresa privada de Brasil) factura 337 millones de dólares al año, mientras que la IURD llegó a facturar 950 millones de dólares, según publicó la revista brasileña Veja en 1998. En menos de 20 años, Edir Macedo convirtió un pequeño local alquilado de un barrio humilde de Río de Janeiro, en la más grande multinacional brasileña. Tienen un mega-shopping con varias salas de cine y un sin fin de propiedades en el resto de los países donde han implantado sus templos de “Pare de sufrir”.

domingo, 20 de enero de 2008

San Juan Bautista dio testimonio de Cristo... ¿y vos?

Hoy domingo 20, en la Misa, hemos leído la cita Juan 1, 29-34 en donde Juan, delante de sus discípulos, señala a Jesús como el verdadero Cordero de Dios.

Tengamos en cuenta que en aquel momento, cuando Juan se había manifestado al Pueblo de Israel invitando a la conversión y advirtiendo sobre la próxima entrada en escena del Mesías, tenía no pocos seguidores quienes lo admiraban y escuchaban atentamente sus discursos.

Juan, lejos de querer vanagloriarse a si mismo, demuestra la grandeza de su alma haciéndose plenamente dócil al Espíritu: cumplió al pie de la letra la misión encomendada por el Señor que preparar los corazones para que Jesús llegue. Fue testigo del Bautismo de Jesús, presenció el descenso del Espíritu Santo sobre Él y escuchó la voz del Dios Padre desde los cielos. Y nada de eso se lo guardó, sino que lo compartió con los demás.

Quienes hemos tenido la oportunidad de conocer a Dios tanto en la Biblia, en la Eucaristía, en encuentros de catequesis, en retiros, vivencias compartidas habremos experimentado en más de una oportunidad el gozo de sentir la presencia del Dios Vivo.

Debemos imitar la actitud de Juan: hacerse humilde, dócil al Espíritu y señalarles a los demás en donde está Cristo para que salgan a su encuentro. Así como Juan vino a este mundo para ser el Precursor de Cristo, todos tenemos una misión en este mundo para servir a Dios y a los demás: hay que descubrirlo y vivirlo con coherencia.

Si en verdad hemos encontrado el verdadero sentido de esta vida, que es estar centrado en Dios, debemos ser valientes para señalar a Cristo en todos los ambientes en donde nos movemos: el hogar, los amigos, el colegio, la universidad, el trabajo y con cualquier persona que tomemos contacto. No es fácil, porque el mundo se encarga de agredir de distintas formas a aquel que se decida a jugarse por Jesús... pero lo bueno es que no caminamos solos: podemos sostenernos en Dios a través de los sacramentos y buscar también el apoyo en una comunidad de fe.

No es necesario ponerse a predicar directamente. Lo básico es que la propia vida, desde las actitudes más mínimas, hablen de Dios hacia los demás.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...